Un estilo muy ‘british’ en el paseo de la Castellana

Scudamore ofrece un perfil dirigido a clientes británicos, indios y canadienses con intereses en España

CARLOS CAPA

Que Jeremy Scudamore es británico se descubre antes de que, en un excelente castellano, narre su recorrido personal y profesional. Una alegre corbata y una permanente sonrisa adornan su exquisita educación anglosajona. Desde su despacho de la plaza de Castilla de la capital de España, un ventanal nos acerca a los emblemáticos rascacielos de la city madrileña arropados por la sierra, lo que en cierta medida refleja el espíritu de este abogado, que considera imprescindible “conocer el lugar y la cultura” de donde se trabaja “tanto como la técnica” del Derecho.

Scudamore es un lawyer probablemente peculiar en los usos habituales de los profesionales del Derecho en España. Estudió Filosofía y Sociología antes que leyes y, desde muy temprano, esta vocación de conocimiento humano lo llevo a la senda del Derecho Internacional, después de ejercer la abogacía a principios de los ochenta en Londres.

Cruza el canal de la Mancha y se establece en París, donde trabaja durante cuatro años en asesoramiento de comercio internacional, estableciendo posteriormente su actividad profesional a caballo entre Reino Unido y la capital francesa. Pero siempre le atrajo España y en 1990 se instala en Barcelona, dedicándose al international business.

Su despacho en Madrid lo funda en 1997, dirigiendo su actividad al “asesoramiento y representación jurídica de empresas y particulares, en un 90% extranjeros”. Scudamore ofrece un atractivo perfil para británicos, indios, canadienses, etc., interesados en hacer negocios en España. “Damos un servicio de formas y usos británicos, aplicando la legislación española”.

Ello pretende proporcionar una “doble confianza” al cliente; éste sabe que sus asuntos están eficazmente atendidos en un espacio legal “que desconoce y le resulta extraño”, pero puede dirigirse y ser contestado “como si estuviera en Reino Unido”. Muchos usuarios de su bufete se sienten atraídos por la posibilidad de poder comunicarse con un compatriota “sin tener que pagar las elevadas minutas a los grandes despachos internacionales”.

 

El letrado, desde su envidiable conocimiento de dos sistemas jurídicos con grandes diferencias, hace notar la “enorme burocratización” del sistema de justicia ante la “mayor inmediatez” del británico, aunque también reconoce que el “margen de arbitrariedad” de los tribunales españoles es mucho mayor que el de los británicos, muy encorsetados a la “aplicación de la jurisprudencia” en la que se fundamenta el common law.

En los últimos meses, comenta, le “encomiendan” nuevamente “asuntos relacionados con inversiones y proyectos”, algo que abre un claro entre los nubarrones de pleitos y ejecuciones que venían predominando.

Web: http://www.scudamore.es

 

 

Comments are closed.