¿Planificación o impulso? Cómo medir nuestro olfato inversor

Pexels

Una de las principales virtudes que ha de atesorar un inversor es la paciencia. En tiempos tan convulsos como los actuales, tomar decisiones con la perspectiva suficiente como para hacerlo desde la tranquilidad y la calma es básico para tener éxito.

Si tenemos en cuenta además que los mercados más en boga, como pueden ser la bolsa internacional, las opciones y futuros, el mercado de divisas o las criptomonedas, son mercados con una alta volatilidad, el hecho de tomar decisiones desde la coherencia y la calma es básico para tener éxito, así como acertar con la plataforma desde la que operemos, como es el caso de Hispamarkets.

Qué se necesita para evitar nublarse y actuar sin un apoyo técnico correcto

Comencemos por lo importante. Definir correctamente nuestro perfil de riesgo. ¿Qué supone esto? Cada uno de nosotros tenemos una aversión concreta al riesgo: unos somos más proclives a asumir operaciones con volatilidad, y otros en cambio preferimos invertir en mercados en los que apenas haya variaciones en la cotización.

A la hora de realizar una inversión, hemos de tener en cuenta si el producto concreto se adapta a nuestras características: si somos conservadores y estamos optando por un producto en el que las variaciones diarias, semanales o mensuales son fuertes, vamos a estar sufriendo a lo largo de todo el tiempo en el que lo tengamos contratado, básicamente porque no se adapta a nosotros.

Así que es muy importante que sepamos de antemano cuáles son las herramientas con las que más cómodos nos encontramos.

A partir de esta decisión, hemos de hacer un mix entre planificación y control de la situación e impulso de tal manera que, basados en la información, podamos tomar las decisiones correctas en el menor tiempo posible y adelantándonos al resto de inversores.

Planificación

En cualquier mercado hemos de tener la información necesaria como para tomar las decisiones con una base argumental que minimice el riesgo.

Para ello lo primero es coger la rutina de leer y entender la prensa especializada. No nos referimos con esto a simplemente ver la sección de economía de los telediarios o leer la prensa rosa. No. Hay que ir más allá: foros especializados en los que veamos la opinión de otros inversores, blogs online de conocidos expertos en la materia, y revistas del sector. Es un trabajo arduo pero nos ayudará a entender qué está ocurriendo en cada momento y qué se cuece en los mercados.

Impulso

A partir de esa planificación, de ese conocimiento de la información, es el momento de tomar decisiones, y ahí entra en juego el impulso: a tenor de la información, tendremos que aprender a discernir los hechos relevantes de los que no lo son y actuar en consecuencia.

La idea es anticiparse al mercado tratando de ser de los primeros en coger un cambio de tendencia: ya sea de compra, ya sea de venta.

Esto obviamente se gana con el tiempo, así que nuestra recomendación es utilizar durante un plazo prudencial los simuladores que ofrecen las plataformas para ver si realmente nuestras decisiones son correctas. Una vez que veamos que nuestras pautas son las adecuadas, es el momento de empezar a invertir con dinero real.

 

Comments are closed.