Pasos a seguir antes de dejar un coche abandonado

Cuando se tiene la posibilidad de tener un coche nuevo, parece que al viejo ya no se le hace ni caso, el hecho de estrenar nos lleva a no prestarle atención a quien durante tantos años se ha encargado de pasearnos. Os parecerá una tontería, pero hay coches que llevan en algunas casas toda la vida y que merecen al menos algo de consideración como el hecho de darles el final que se merecen. Pues hay gente que no se molesta ni en ello, sino que más bien deja el coche donde le parece, evidentemente el nuevo ocupa un lugar en el garaje, así que nos podemos imaginar que el lugar del viejo no es otro que la calle, es por ello que en muchas ciudades podemos ver coches abandonados en la calle, el polvo y las ruedas deshinchadas nos hacen ver que hay quien se ha olvidado de él y que no tiene intención de retirarlo.

En algunos lugares hay una multa por dejar el coche abandonado, hay quien es muy tuno y lo va moviendo de sitio para que no se note mucho, pero al final hay ojos hasta en las paredes y se consigue demostrar que el coche está abandonado. De ese modo el ayuntamiento llega retirar el coche y lo lleva al depósito municipal, avisando al dueño del coche para que lo retire, si en un mes no procede a retirarlo, el coche puede ser trasladado a un desguace para su completa destrucción. La verdad es que las cosas pueden hacerse bien, mal o regular, quienes las hacen bien se quedan satisfechos, quienes las hacen regular se les queda un mal sabor de boca, y quienes las hacen mal, pies al final se encuentran con que chocan con la pared.

Con esto quiero decir que cuando se tiene un coche viejo y nos queremos deshacer de él, es mejor pensar antes las cosas, antes de comprar uno es preferible deshacerse del que tenemos, por ejemplo, si creemos que el coche ya no está para venderlo, lo que nos queda es buscar la forma de sacarle algún beneficio, y lo único que yo veo bastante viable es que acudamos a un sitio donde recojan coches para desguace donde lo tasen y al menos nos llevemos una compensación económica, al menos sentir que no lo hemos regalado.

Comments are closed.