Amianto y sus efectos sobre la salud de las personas

amianto

El amianto tiene características que permiten reconocerlo fácilmente, una de ellas es su alta resistencia a las temperaturas elevadas, que puede descomponerse en láminas o secciones muy delgadas, por lo que es moldeable, así como la cualidad de ser flexible.

Este material también era utilizado hasta hace muy poco tiempo al construir los trajes de los pilotos de fórmula 1, fabricación de tuberías, contenedores de líquidos, telas, placas de techos de fábricas, casas, escuelas, bibliotecas, centrales eléctricas, lugares donde se trabajaba la minería, refinerías de petróleo, ferrocarriles y de igual manera fue usado para aislar sonidos en auditorios, cines y teatros.

La liberación de fibras de dicho componente se demostró que es altamente dañino sobre la salud, ya que es capaz de generar cáncer de pulmón, así como la asbestosis (el amianto también es denominado con el nombre de asbesto) un tipo de fibrosis pulmonar, esta enfermedad en particular no se notaba si no hasta 20 años después de la exposición, por ende, era muy difícil prevenirla.

El cáncer de pulmón es la primera razón de muerte sobre las personas que estuvieron expuestas al amianto; por esta y todas las antes expuestas, a partir del año 2002 se prohibió su uso en España y otros países de la Unión Europea y se espera que el material sea eliminado por completo en el 2028 aproximadamente, por lo que hoy en día es menos probable que los individuos sufran alguna de estas enfermedades.

Sin embargo, si una persona sospecha haber estado en contacto con dicho mineral y sufre de pérdida de peso, dificultad al tragar, disminución del apetito, hinchazón en la cara, sangre al toser o falta de aire, se debe recurrir a un médico e informar a técnicos profesionales, pues así es más fácil tratar a tiempo las enfermedades derivadas de este mineral, y todas las complicaciones que se pueden generar a raíz del asbesto.

Si se tiene trato con amianto, lo ideal es contactar a empresas especializadas en desmontar las estructuras que contengan el componente de una forma segura, para las personas que lo retiran y las que cotidianamente interactúan con la edificación.

Comments are closed.